Según ellas, el pago promedio oscila entre 3 y 5 millones de pesos al mes. Todo depende, entre otras cosas, de la cantidad de ‘cumshows’ (orgasmos) que les toque hacer, de lo que les exijan sus clientes (al otro lado de la cámara), y de los caprichos que les pidan.

Por quitarse la camiseta en un show, una modelo puede cobrar hasta 30 dólares (cerca de 90 mil pesos colombianos) y por satisfacer los caprichos de un cliente con muchos fetiches se puede ganar hasta 70 dólares (más de 200.000 pesos).

Pero, ¿cómo funciona el negocio? Según Daniel, no hay que ser lindo para poder trabajar para una página de sexcam.

El artículo continúa abajo

“Hay de todo tipo de mujeres (y hombres), gorditas, flaquitas, es un trabajo que me gusta bastante. Para ingresar a la página hay que tener cédula y se pueden programar shows libres con monedas virtuales. Por una sonrisa puedo cobrar 5 monedas, como 3 dólares”, explicó Daniel a La W.

Dijo también que entre el modelo más esté conectado en la página, más personas lo pueden conocer. Y se pueden hacer shows en pareja.

Los tres modelos coinciden en que su trabajo no es fácil, pero que, aunque muchos no lo crean, ellos no tienen sexo con nadie, no los tocan, no hay encuentros físicos, solo a través de la web.

“Yo les conté a mis papás, pero antes les decía trabajaba en una empresa de eventos”, relató Laura, que mantuvo la mentira de trabajar en una página de sexcam durante 3 meses.