En medio de la crisis económica generada por el coronavirus, el famoso dueño de Andrés Carne de Res dijo en revista Semana que el popular establecimiento tiene “deudas acumuladas de los bancos de más de 100 mil millones de pesos”.

El antioqueño, que hoy solo tiene una participación del 20% en el restaurante-bar, según aseguró al semanario, manifestó allí también que la situación económica que vive Andrés Carne de Res es “grave”, “profunda”, “no tiene (comparación) a nivel existencial”.

Restaurantes

Artículo relacionado

Esta sería la solución para comerciantes que estén ‘encartados’ con locales por estos días

Por ello, y por el “respeto profundo a la gente que trabaja con nosotros”, el empresario indicó en la publicación que una de las ideas que viene pensando y que le está proponiendo a sus socios es la creación de un “fondo común”, para lo cual él, y quizá sus socios, cederían parte de sus acciones.

“Podría ser un fondo común, que en las sociedades se llaman como compartimentos… si mis socios están reacios a eso… yo podría intentar ceder la mitad de lo que me queda a mí. Y que ellos (los empleados) se conviertan como en estandartes, que lleven ese fuego, que todos seamos multiplicadores de una energía particular…Yo creo que ahí está la salvación de Andrés Carne de Res…”, explicó Jaramillo en su entrevista con Semana.

“Haciendo unas consideraciones de antigüedad, quizá pueda armar una estructura donde se asocien empleados a la empresa y tengan unos derechos equivalentes a acciones con beneficios económicos, si los hay”, agregó en ese diálogo, donde también precisó que la figura que propone se llama ‘Phantom Shares’ (acciones fantasma).

El empresario paisa también reconoció en la revista que “no es nada fácil” llevar a cabo su propuesta, la cual podría ejecutarse cuando “pase la tormenta”.

Germán Vargas Lleras

Artículo relacionado

Con pulla a la vice, Vargas Lleras critica acciones de Gobierno, que "aparece tardíamente"

Cabe recordar que en medio de la crisis por la COVID-19, Andrés Carne de Res le hizo firmar hace 2 meses a sus trabajadores un documento en el que suspendía sus labores por 15 días, de forma no remunerada y con la posibilidad de alargar esa “licencia”, informó en su momento el portal Confidencial Colombia. La suspensión de los contratos, por lo dicho por Jaramillo en Semana, al parecer se mantiene.

Por esa modificación en los contratos, en redes sociales circularon varias quejas que, incluso, se viralizaron en Twitter.