La experta en relaciones de pareja y sexualidad, Elsy Reyes, quiso empezar aclarando que en el sexo quien penetra no es quien tiene el dominio y a quien le gusta ser penetrado tampoco cumple el papel de sumiso, solo que cada quien aprende a saborear lo que más le gusta.

Entendiendo esto, Reyes recordó que la vía rectal no es el único lugar del cuerpo donde se produce la magia. Los hombres tienen un sinfín de terminales nerviosas con las que se puede jugar. Se pueden estimular nalgas, pezones, orejas, hombros, espalda, y por supuesto, los testículos.

Hombres en la cama

Artículo relacionado

‘Budsexers’: hombres heterosexuales que tienen sexo entre ellos

Además, la penetración no es la única forma de dar placer pues existen las caricias manuales y linguales, y las pequeñas succiones que se hacen con la boca (tipo ventosa).

Una de las cosas más importantes del sexo entre hombres es sin duda la lubricación, que se consigue con un lubricante (a base de agua o silicona) ya que el ano no tiene esta funcionalidad. Se debe aplicar el líquido en los dos penes y aprovechar para rozarlos entre ellos, miembro contra entrepierna o la zona interglútea (entre las nalgas).

Semen

Artículo relacionado

La ropa interior altera la calidad y otras curiosidades del semen

Después de haber jugado un poco y para empezar con las penetraciones, es importante dilatar el ano con masajes linguales (que se hacen formando círculos en la entrada) o dando suaves estímulos con el dedo pulgar (debe estar previamente lubricado) y luego abrir poco a poco la zona accediendo suavemente para no romper ningún vaso.

Y por último y no menos importante, es fundamental usar condón en cada relación ya que, como concluyó la especialista, el ano es la vía en la que hay más riesgos de adquirir una ITS (Infección de transmisión sexual).

Esta es la explicación completa: