De acuerdo con El Tiempo, el teatro se ha organizado para satisfacer a los clientes: abajo entran hombres solos y arriba, mujeres solas (15 % de los clientes) o perejas heterosexuales.
Expertos citados por el periódico mencionan las siguientes cosas que se pueden hacer en este teatro moribundo:

1. Poder ver porno con tranquilidad, sin miedo a ser sorprendido por la mujer o los hijos.

via GIPHY

2. Manosearse en pareja en un lugar público, pero oscuro.

via GIPHY

3. Tener ‘polvos clandestinos’ o experiencias morbosas con conocidos o desconocidos.

via GIPHY

4. Satisfacer las necesidades más primarias (“el yo con yo”) con estimulación en 35 milímetros (medida que hace referencia a la cinta). Es especialmente frecuente entre hombres que han superado los 50 años (adultos mayores, en los que “la sexualidad no se ve bien”, un prejuicio social).

via GIPHY

5. Atender una urgencia sexual con prácticas con otros hombres, sin que eso signifique poner en duda su orientación sexual.

via GIPHY

6. Intercambiar pareja en la sala (jueves a partir de las 3).

via GIPHY

7. Excitarse con la película.

via GIPHY

8. Tener la fantasía de tener sexo con mujeres hermosas, como las de las películas que se exhiben.

via GIPHY

9. Ver porno en VHS en una cabina privada.

via GIPHY

10. Buen plan para quien no tiene plata para conexión a Internet en la casa para ver porno (boleta vale 9 mil pesos).

via GIPHY