La pregunta de Vicky, con algo de doble sentido, fue: “¿Qué es lo más duro que le ha tocado hacer en el mundo de la pornografía al que usted pertenece?, a lo que la actriz respondió:

“Filmar porno no es fácil (…) me canso más en una escena porno que en 2 horas de ejercicio en el gimnasio… Las posiciones son súper, superincómodas. Sí se disfruta pero termino con dolor de espalda, me duelen las piernas, me duele todo…”.

Gómez dijo que una de las cosas que más le duelen es que el porno se confunda con prostitución, pero después sí se refirió a lo más duro que le ha tocado durante la grabación de una escena pornográfica.

Padre Linero y Esperanza Gómez

Artículo relacionado

El mensaje solidario de Esperanza Gómez al padre Alberto Linero

“Antes de una escena, los actores nos bañamos, nos limpiamos bien, nos lavamos los dientes. Es tratar de que la experiencia sea lo más positiva posible”, y continúa: “Yo tuve una experiencia con uno de mis compañeros, que físicamente es un tipo muy lindo, pero interrumpía la escena cada 5 minutos para ir a bañarse”.

Luego, dice la actriz, que pensó que las repetidas veces que el actor iba al baño era porque tenía diarrea, hasta que ella le preguntó al productor qué ocurría. “Cuando le fui a hacer sexo oral me di cuenta por qué se bañaba tanto, y era porque le olía muy mal”. “Y no era porque lo tuviera muy sucio, sino que el humor era muy fuerte”.

Dice Esperanza que en esa parte de la escena tuvo que contener el aliento y hacerle sexo oral: “Cuando sentía que me asfixiaba, volteaba la cara, tomaba aire y seguí con mi trabajo”.

La periodista solo pudo exclamar: “¡No, qué porquería!”.