En la edición 4995 de Cromos, la revista explica que la vulva es la zona conformada por el monte de venus, el clítoris, los labios externos e internos y la abertura de la uretra; mientras que la vagina es solo el conducto que conecta el útero con el exterior del cuerpo.

Teniendo en cuenta lo anterior, queda claro que la higiene femenina se realiza sobre la vulva, con el fin de evitar infecciones en la vagina, que es una de las partes más delicadas de la anatomía de la mujer.

Estos son los ‘tips’ fundamentales para una buena salud intima, que aportó la ginecóloga Diana Vélez al impreso.

Ejercicios de Kegel

Artículo relacionado

4 tips para hacer los ejercicios de Kegel, los que ayudan a estrechar tu vagina

  • Cómo secar la vulva: la experta recomendó reservar una de las esquinas de la toalla solo para esta zona, así se evita que se alojen otras bacterias presentes en el cuerpo. Vale la pena tener otra toalla o usar papel higiénico para secarla.
  • Vello púbico: existe en el organismo por varias razones: evitar la proliferación de bacterias y controlar la temperatura de la zona. La recomendación es no quitarlos por completo, solo se deben podar.
  • Jabón íntimo: evitar productos que tengan ácido láurico, pues es muy abrasivo (que no es tolerado) para la vulva. Para quienes necesitan de este producto es importante que solo usen uno que les recomiende su ginecólogo.
  • Exceso de limpieza: todos los extremos son malos. En este caso, esta rutina podría afectar la flora vaginal. Se recomienda lavar la vulva con abundante agua y usar jabón íntimo (el recetado), jamás intentar limpiar la vagina.

  • Ropa interior: materiales como la licra atrapan la humedad de la zona y afectan el pH, por esto es necesario usar ropa interior que sea de algodón o que la parte de la entrepierna esté hecha con este insumo. Las prendas ajustadas también alteran la piel, se puede irritar.
  • No a los protectores diarios: la experta aseguró que esta es una “necesidad creada por la publicidad”; usarlos a diario aumenta la humedad y esto activa el crecimiento de bacterias. Para quienes sufren con el exceso de flujo se recomienda usarlos, pero cambiarlos cada 3 horas.
  • Controles anuales: es una cita inaplazable. Se deben hacer exámenes de rigor como la citología.
  • Copa menstrual: esta es la mejor opción para aquellas que no toleran las toallas o los tampones, pero cabe recordar que hay que esterilizarla antes y después de usarla.
  • Después del sexo: la recomendación siempre será orinar, pues el semen o los lubricantes que se usen pueden alterar el pH. Se recomienda lavar la zona con mucha agua y siempre usar condón.