Su nombre es Elizenis Muñoz Navarro, conocida como ‘la Diabla’, y fue sorprendida el domingo en la noche de rumba en una discoteca en Barranquilla sin el brazalete del Inpec.

La Policía anunció en su perfil de Twitter que la joven, de 26 años, fue capturada “en flagrancia por el delito de fuga de presos”.

La mujer pidió perdón, y dijo que solo había salido a festejar su cumpleaños, aunque debía estar en su residencia en Soledad.

A Muñoz le habían dado detención domiciliaria, por segunda vez, por delitos de hurto calificado y agravado, pues está involucrada en el robo de al menos 20 millones de pesos de la vivienda del padre del senador Armando Benedetti, el pasado 22 de febrero, aunque ella lo negó.

El artículo continúa abajo

Según las autoridades, citadas por El Universal, el rol de ‘la Diabla’ fue el de “ayudar a la banda a pasar desapercibida en el sector aprovechándose de sus atributos físicos. Luego, se encargó de intimidar, custodiar, amarrar y amordazar a dos empleados para que el hurto se llevara a cabo”.

Además de este delito, dice ese medio, a Muñoz le figuran una “sentencia condenatoria vigente con detención domiciliaria del 19 de diciembre de 2016, luego de haberse fugado”, dos veces indiciada por fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, y por fuga de presos, y en 2015 le dieron medida de aseguramiento por porte ilegal de armas y por cometer un atraco.

Policía Nacional-El Universal

Pero más allá de sus delitos, y de su comportamiento ofensivo con las autoridades y la prensa, ‘la Diabla’ vuelve a dar de qué hablar por dos imágenes íntimas.

Hora 7/24

Las fotos las compartió el portal de noticias local Hora 7/24, que dice que las difunden masivamente en redes y cadenas de WhatsApp en donde se asegura que es ‘la Diabla’.

Hora 7/24

El medio regional cuestiona que con estas fotos íntimas “la audiencia fija más su atención en la figura sexy de un presunto delincuente que en los delitos que ha cometido”, ya que no es la primera vez que sucede.

Por eso, recoge comentarios como “si así es la diabla que me lleve”, pues hay personas que ya piden que se desnude para la portada de una revista para adultos.

Pese a todos estos intentos de distracción, un juez ordenó enviar a la mujer a la cárcel del Buen Pastor en Barranquilla.