Ella misma reconoció en la descripción que acompaña el carrusel con cinco fotografías que los “dioses de ‘gram’” le advirtieron que sus instantáneas serán “removidas pronto” de la red social.

Y es que tres de las tomas son selfis de Miley frente al espejo, en las que luce un esqueleto blanco que deja ver sus pezones a través de la delgada tela. Las otras dos son de ella con una guitarra con árboles al fondo y un sol brillante encima.

En los pasados días, Miley Cyrus protagonizó varios titulares en el mundo del entretenimiento por una fotografía en ropa interior en la que le da un beso a su nuevo amor, y por unas declaraciones sobre la comunidad LGBT que tuvo que explicar.