La joven, de 26 años, asegura que el hecho sucedió en uno de los vagones, mientras el metro estaba en movimiento y a plena luz del día de este miércoles.

Ella le declaró a las autoridades que esa respuesta se la dio después de que lo sorprendió, de acuerdo con la denuncia conocida por Q’Hubo Medellín.

La mujer relató cómo se percató de la horrible situación, cita el diario local:

“Yo estaba parada al lado de una puerta porque seguía la estación Envigado y ahí me bajo. Venía hablando por celular, pero de un momento a otro sentí algo húmedo y caliente en la pierna. Cuando volteé a mirar, era un tipo que se había sacado el pene por el bolsillo y se estaba masturbando, incluso ya estaba todo húmedo”.

Enseguida, cuenta la afectada, empezó a gritar y grabó con su celular lo que estaba sucediendo. Lo mismo hicieron los demás pasajeros. Sin embargo, fue un auxiliar de la Policía, que iba dentro del metro, quien detuvo al sujeto.

El artículo continúa abajo

Mientras el degenerado era individualizado, dice ella que los funcionarios del metro no mostraron mucha preocupación por su caso, pero sí porque no se difundieran las imágenes.

El indiciado fue trasladado a la URI de Envigado y fue judicializado por injuria por vía de hecho.

Este delito se penaliza hasta con 3 años de prisión y multa de 10 a 1.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes porque atenta contra la integridad moral, señala El Espectador.

El hombre no tenía antecedentes penales y en el momento de ser requerido por los uniformados le encontraron un chaleco con emblemas de la Alcaldía de Medellín, y además, asegura El Colombiano, ha sido contratista de esa administración.

Finalmente, el metro lamentó y rechazó el hecho, e invitó a las víctimas a denunciar, agregó el periódico.