Para muchos, salir de esta enfermedad es una tarea difícil, se aíslan, consumen medicamentos y hay quienes deciden cortar con las relaciones sexuales para no contagiar a su pareja, pero están cortando con la solución más rápida y sencilla: el sexo.

El artículo continúa abajo

El doctor Mafred Schedlowski, especialista en sicología e inmunobiología del comportamiento, comprobó en uno de sus estudios que tener sexo una o dos veces por semana es mejor que consumir cualquier tipo de vitamina.

La razón es que estimula el sistema inmunológico, que aumenta sus defensas y así logra eliminar con mayor facilidad cualquier amenaza.

Al tener sexo, se multiplican las células T, encargadas de proteger el cuerpo de infecciones, y también aumentan los niveles de inmunoglobulina; estos forman una barrera contra la enfermedad, por lo que no queda duda que esta es la mejor medicina.