La especialista, reiteró el hecho de que el placer femenino depende de la buena estimulación del clítoris, pero no solo la parte externa sino los tallos y bulbos clitoriales, que están conectados con la vagina.

Una de las reacciones que tiene la vagina para identificar que está sintiendo placer es con las contracciones mioclónicas, que consiste en que las paredes de esta se contraen y generan una especie de abrazo o apretón, que se puede apreciar más fácil si hay una penetración.

Cuando la mujer se encarga de fortalecer sus músculos pubocoxígeos, haciendo ejercicios de Kegel, logra que la intensidad de la contracción sea más fuerte y tanto ella como su pareja consiguen varios picos orgásmicos por la presión ejercida (una especie de absorción).

Nota: en el caso de que la penetración se esté dando con los dedos, porque ella se está masturbando o tiene una relación con otra mujer, quien penetra podrá percibir más fácil la contracción.

Una buena forma para aumentar la fuerza en la vagina es realizar ejercicios con bolas chinas, el llamado ‘Kung-fu’ o repetir diariamente los ejercicios de Kegel; existen varias aplicaciones que ayudan a ponerlos en práctica.

Esta es la explicación de la experta: