Masturbarse esporádicamente, de una forma mesurada, podría aumentar los niveles de endorfinas, sustancia que minimiza el dolor, lo que mejoraría significativamente la calidad del entrenamiento, pues los músculos estarían relajados, aseguró la revista Men’s Health.

El artículo continúa abajo

La masturbación es algo normal en la sexualidad de cualquier persona, de hecho se recomienda hacerlo como una forma de exploración del cuerpo y para encontrar nuevas formas de placer, pero, como todo, en exceso también podría ser perjudicial para la salud.

Marco Antonio Rocha, especialista en sexualidad masculina, le dijo al medio que si la masturbación es constante reduce los niveles de zinc en el organismo, y este componente es indispensable para la producción de testosterona.