La protagonista de la particular escena no tuvo ningún problema en divertirse con lo que le pasó. De hecho, durante todo su relato, la mujer emite carcajadas que la llevan al llanto por lo divertido que le resulta la confusión.

“Estaba buscando un labial porque no me gusta tener los labios resecos. Cogí esto, sin preguntar, porque pensé que era una vaselina para los labios. Me lo apliqué y yo sentí que se me estaba durmiendo la boca. Yo pregunto y me dicen: ‘eso no es ningún labial’. Esto es un relajante anal”, asegura la mujer, que está acompañada por su mamá en la habitación.

El artículo continúa abajo

La caleña confesó que su madre también se burló de lo sucedido y concluyó su grabación con un consejo para las personas que la vieran: “Muchachos, cuando se vayan a aplicar algo o a tomarse algo, pregunten”.

El video ya suma más de 11 millones de reproducciones en solo tres días de publicado. A continuación, el divertido relato: