Alejandra Omaña, autodenominada como Amaranta Hank desde que incursionó en el mundo de la pornografía, quiso hacer las veces de directora y grabar varios videos porno en Colombia para enviarlos a productoras reconocidas. Ella catalogó su experiencia como un fiasco.

“En Colombia no he conseguido buenos actores porno y el tamaño del pene en Colombia no es como lo estaba buscando”, explicó Omaña en el comienzo del video que publicó hace unas horas para referirse al tema.

En los últimos meses, Amaranta decidió hacer dos ‘castings’ con colombianos. Sin embargo, en ambos encontró serias dificultades para registrar un material de calidad. “Los chicos estaban muy nerviosos por las cámaras, no tenían erecciones, llegaban un poco groseros con la actriz. Creen que llegar a un rodaje es llegar a un lugar lleno de erotismo y no era eso”, agregó la también periodista cuando resumió lo que sucedió en el primer ‘casting’.

Sobre la segunda tanda de rodajes que dirigió, la actriz porno detalló: “Convoqué a otro ‘casting’ y fue otro fiasco. Los chicos no tenían erecciones, otros eyaculaban a los tres minutos, otros se ponían muy nerviosos, se asustaban por las cámaras”.

El artículo continúa abajo

Hank agregó que esas situaciones le representaban perder dinero y puso el foco sobre lo difícil que es que en un país como Colombia una productora local, como la que ella tiene pensado montar, encuentre una solvencia económica.

“En un país donde la gente no está acostumbrada a pagar por pornografía sino que quiere verla gratis, en un país donde están acostumbrados a lo convencional, es muy difícil sacar un proyecto así”, concluyó la cucuteña.

El tercer video que de su canal de YouTube terminó con una reflexión sobre el tamaño del pene de los hombres que se presentaron a sus ‘castings’:

“Definitivamente grabar en Colombia fue muy difícil, lo intenté muchas veces. Respecto al tamaño sí voy a decir que no alcanza a igualar el de los actores profesionales. El tamaño no da. La gente que se presentó en los ‘castings’ tenía un tamaño promedio que era muy pequeño para lo que nosotros estábamos buscando”.