Según Eme de Mujer, un portal de El Universal de México, este problema que es recurrente en las mujeres se da porque el cerebro prefiere primero saciar el deseo sexual y luego las necesidades fisiológicas, pero muchas veces no hay cuerpo que aguante.

La resequedad es otra de las razones que desarrolla esta molestia; en este caso, es de cuidado pues se puede producir a causa de una irritación o inflamación en la uretra generada por lubricantes o condones.

Ejercicios de Kegel

Artículo relacionado

4 tips para hacer los ejercicios de Kegel, los que ayudan a estrechar tu vagina

Existen otros casos en los que se da porque durante la penetración se presiona sobre la vejiga (sobre todo en la posición del ‘perrito’). Lo mejor será cambiar de pose o ir al baño, aunque se enfríe el momento.

La debilidad en los músculos del suelo pélvico no solo hace que la mujer presente menos sensibilidad en las relaciones sino que también le den ganas de ir al baño. Si no se fortalecen, podrían provocar incontinencia y malestar en la zona.

Pareja teniendo sexo

Artículo relacionado

Guía detallada para conseguir una eyaculación femenina

Aunque no es algo para tomar a la ligera, existen otras posibilidades que son menos preocupantes: puede estar llegando al orgasmo o podría estar a punto de tener una eyaculación femenina, esta última porque los líquidos también están compuestos por la orina y se estimula la glándula Skene, que rodea la uretra.

La recomendación es ir al baño antes de tener sexo para que después no se apague la llama; y si el problema se presenta de forma constante, es importante que consulte a su médico para descartar un problema mayor.