Como detalla la experta, cualquier aproximación erótica o íntima que active el placer se puede percibir como la primera vez, de lo contrario, un hombre que se masturba o una mujer que nunca ha sido penetrada pero ha tenido encuentros íntimos serían vírgenes. 

En la explicación publicada en YouTube, Dos Santos aprovechó para aclarar que el himen, presente en la anatomía femenina, no se rompe durante el primer encuentro sexual, solamente se estira y reacomoda en las paredes vaginales.

Además, la brasileña aseguró que dicha membrana no sella completamente la cavidad vaginal, sino que la cubre parcialmente, pues debe existir un orificio para que salga la sangre de la menstruación; incluso, el mítico sangrado por la ‘ruptura’ no siempre ocurre, depende del nivel de excitación, fuerza ejercida y vascularización (abundante flujo sanguíneo) de la mujer. 

Sin embargo, Flavia recordó que existen casos en donde el himen sella la cavidad, por lo tanto, se necesitará de una intervención o penetración para que no hayan problemas menstruales.

En cuanto al uso de tampones, la sexóloga aseguró que usarlos “no es perder la virginidad“.

Esta fue su explicación: