Los dueños del local cuentan con un variado ‘casting’ de muñecas fabricadas en un material conocido como elastómero termoplástico, que se siente al tacto muy parecido a la piel humana, reporta News.com.

La revista Forbes también destaca este negocio y asegura que es el primero de su tipo por lo menos en el Viejo Continente.

Las ‘trabajadoras’ sexuales tienen una apariencia muy real, con brazos flexibles, cabello que parece natural y tres orificios para que sus clientes experimenten diferentes fantasías, destaca el diario británico The Sun, al tiempo que la agencia que promociona el local asegura que sus clientes “no notarán la diferencia entre una mujer real y una de sus chicas plásticas.

Por ahora, y debido al alto costo de cada muñeca, solo hay 4 modelos en el recién inaugurado establecimiento: Katy, de tipo europea blanca y cabello rubio, de 1,70 metros de estatura; Leiza, una africana de 1,68 metros; Lily, una asiática de 1,61 m.; y Aki, un personaje de animé japonés, explica la agencia de muñecas sexuales en su sitio web.

Muñeca sexual
Esta es Aki, inspirada en una muñeca animé japonesa. / Lumidolls

A pesar de ser solo cuatro ‘chicas’, la agencia promete higiene a toda prueba, pues después de cada sesión las muñecas son sometidas a un estricto proceso de desinfección. El emprendedor dice que los clientes pueden tener la experiencia con las muñecas junto con sus parejas de carne y hueso.

El local garantiza mucha discreción y ofrece a sus clientes la posibilidad de escoger cómo quiere encontrar vestida a su ‘chica plástica’.