De acuerdo con la revista estadounidense GQ, la técnica consiste en estimular las terminaciones nerviosas de la vulva con el glande del pene, con los dedos o con juguetes sexuales.

Su mayor cualidad es la cantidad de líquido que expulsa la mujer durante este acto (‘squirting’) y la intensificación en el orgasmo.

El secreto está en la acción rítmica que tiene el miembro masculino alrededor del clítoris, la vulva y la vagina.

Este método tiene dos fases:

  1. Estimulación externa

El hombre debe sujetar su miembro con los dedos pulgar e índice y estimular suavemente los labios mayores, menores y el clítoris (con el glande del pene o juguete sexual).

Se recomienda probar esta técnica de arriba a abajo y luego alternar los movimientos de forma circular o en zigzag.

  1. Estimulación interna

Después de la lubricación vaginal, se inicia la penetración de forma normal, pero sin llegar a la introducción completa del miembro. Lo ideal es estimular la parte externa de la abertura de la vagina sin completar totalmente la penetración.

Si se realiza de manera correcta, el clímax será óptimo para los dos y pueden llegar a culminar el coito de manera exitosa.

En cuanto a la postura, se recomienda que ella esté acostada bocarriba mientras que él está encima o para facilitar el proceso se sugieren las posturas de flor de loto (hombre sentado y la mujer encima), el misionero (hombre encima de la mujer) o el perrito.