Existen varias teorías que aseguran que la masturbación previa al acto aumenta la sensibilidad del miembro y ayuda a aumentar la irrigación de sangre. Pero según la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, quienes tienen problemas en la intimidad deberían evitar hacerlo; pues algunos necesitan hasta 24 horas para volver a tener una erección.

Todo lo anterior se da por el periodo refractario que experimentan ellos después de una eyaculación, que es el tiempo en el que la prolactina se apodera de su organismo y les bloquea el placer sexual. Sin embargo, hay quienes se recuperan rápido y no tienen problemas para un ‘segundo round’.

The Medial News Today agregó que la masturbación puede ser divertida y estimulante; la toman como un juego previo al acto. Men’s Health también comentó que aquellos que no tienen erecciones sólidas no deberían autocomplacerse antes, pues les será muy difícil volver a tener una erección en poco tiempo.

Pese a los estudios, el medio recomendó que cada quien intente y explore su cuerpo para obtener respuestas, puesto que todos los organismos son totalmente distintos.

En este campo, las mujeres no tienen mayor problema; si ellas lo hacen liberarán tensión, aumentarán los niveles de placer y habrá mayor lubricación.