La edad, el estrés, el clima y los cambios hormonales en las mujeres hace que la lubricación vaginal disminuya, pero así esto no ocurra no sobra ayudarse usando un lubricante, que se vuelve importante cuando se busca aumentar las sensaciones e incluir nuevas emociones.

Pero, ¿cómo usarlo bien en el cuerpo de las mujeres? Elsy Reyes, especialista en relaciones de pareja y sexualidad, dio algunos consejos para que se aproveche todo su potencial.

El artículo continúa abajo
  • El producto debe ser aplicado en los dedos anular, corazón e índice, ya sean los de la pareja o los de la mujer.
  • Para empezar a estimular de forma correcta, es decir que ella se relaje y pueda terminar en orgasmo, es importante activar la mayor cantidad de terminales nerviosas posibles. Con los tres dedos lubricados, se empezarán a dar masajes desde las rodillas, pasando por la entrepierna y se llegará lentamente a su zona íntima.
  • Si el lubricante ya se hace escaso aplicar otro poco. Ahora, se deberán hacer estímulos con los dedos sobre los labios mayores, hasta llegar al perineo.
  • Una vez la zona ya este lubricada, se dirigirá hacia los labios menores y de allí hasta el clítoris, suavemente, sin hacer un contacto directo sobre la zona más sensible; solo leves roces.

Lea también: (6 posiciones sexuales para alcanzar el orgasmo femenino)

  • Ahora sí, al punto, lubricar los pulgares. Cada dedo se colocará a un lado del clítoris haciendo una leve presión sobre los labios mayores de tal forma que vayan hacia abajo y hacia arriba. Los labios estimularan las paredes externas de esta zona.
  • Una vez que el estímulo y las sensaciones se vuelvan evidentes se puede ir directamente con los dedos a estimular suavemente el clítoris, haciendo círculos alrededor ya sea con los dedos o con la lengua. Si se insiste en la estimulación por un buen rato, ella podría alcanzar un orgasmo sin necesidad de que haya una penetración.

Aquí la explicación de la experta: