Sanabria aseguró, en declaraciones a W Radio, que grabó el video motivada por que no le suceda más a otra persona, y agregó que la primera vez que le pasó un episodio con el mismo docente le causó “mucho daño sicológico”.

“Yo me sentía muy mal y yo pensé en no volver a la universidad. Yo no quería saber nada. No quería volver. No me importaba perder lo que había invertido en tiempo y en dinero, pero me motivó que otra compañera, en ese tiempo de la decisión, me dijo: ‘Es que yo también le tengo miedo a ese profesor porque él me hizo algo, intentó meterme la lengua en la boca’”, agregó la joven.

En el video (que se puede ver al final de esta nota) se ve cuando el profesor intenta acceder a la estudiante, después de una charla académica, intentando besarla, abrazándola y hasta poniendo las manos sobre sus nalgas. Ella opone resistencia durante varios minutos hasta que abandona la oficina del docente.

El artículo continúa abajo

“Necesito exponer esto para que a más niñas no les pase lo mismo, que no sientan lo que yo sentí en ese momento”, continuó Sanabria al exponer la razón por la cual grabó el video.

“Yo termino en ese escenario porque era la única forma de conseguir la evidencia. Ese día antes de llegar allá, en Transmilenio yo iba llorando. Dios mío, yo dije: ‘No, no lo voy a hacer. Y decidí hacerlo. Que pase lo que tenga que pasar. Voy a tomar la evidencia’”, continuó.

“En el video obviamente yo nunca con él fui agresiva, nunca grité, nunca intenté agredirlo físicamente o verbalmente porque primero que todo él me generaba mucha confianza; segundo, en ese momento en esa situación yo pensaba en cómo salir de ahí bien”, añadió la joven.

“Mientras él me decía muchas cosas, en mi mente yo decía: ‘Necesito salir de aquí, necesito salir bien, necesito que no sigan pasando estas cosas, que no vaya a pasar algo peor’”, agregó.

Preguntada por la emisora sobre si no sería que el profesor vio como un signo de respuesta favorable a sus pretensiones el hecho de que ella tuviera durante todo el video una mano sobre el hombro de él, que correspondiera de alguna manera a los abrazos de él y que, en fin, le diera largas a la situación, la estudiante respondió:

“Realmente el video es muy largo y en los primeros minutos antes de la agresión el profesor solamente habla de cosas respecto de la academia”, y explicó que lo que quería obtener era una imagen “descriptiva y contundente”.

“Él es como muy hábil. Él se gana la confianza de las personas mostrando interés en el tiempo que le dedica a tu trabajo”, dijo la estudiante. “Después de que él como que se ganó mi confianza, entonces empezó a decirme: ‘Debes portarte bien… debes mirar que yo he hecho cosas por ti, que yo me he esforzado, que te he dedicado tiempo’. Obviamente, en algún momento me dijo: ‘Por qué no vamos a un sitio más privado’”.

Sanabria aseguró que tuvo la asesoría de un abogado, que llevó la queja al edificio Uriel Gutiérrez (sede de la rectoría de la universidad), en donde la radicó con el video, y también llevó la denuncia a la Fiscalía por acoso sexual.

Otra persona entrevistada por la emisora también denunció abusos similares del mismo docente.

El profesor Monroy le dijo a W Radio que hablaría con ellos este jueves por la mañana, pero ese contacto no tuvo lugar porque se retractó y dijo que la Universidad no lo había autorizado dar declaraciones.

Este es el video difundido por la estudiante: