Teniendo en cuenta que aun en la intimidad son pocos los que se atreven a experimentar cosas nuevas Elsy Reyes, especialista en relaciones de pareja y sexualidad, explicó cuáles son las poses más satisfactorias para hacer en este instrumento.

  • Arriba la pelvis: la mujer debe colocar su espalda sobre el nivel más alto de la silla, la cadera en la parte baja, mientras que el hombre está en la zona media.

Él agarra de las caderas a la mujer, la eleva levemente y la penetra. Luego podrán jugar con la velocidad y ritmos de las embestidas.

Mujer sorprendida por su pareja

Artículo relacionado

7 grandes ventajas de tener el pene pequeño, según experta

  • Tornillo: ella estará en la misma posición solo que ahora entrecruzara sus piernas y ladeara un poco su cadera para el lado que se sienta más cómoda.

Aquí, la penetración será profunda y las paredes de la vagina estarán más contraídas por lo que las sensaciones serán mayores.

  • Perro de confort: aunque muchas personas no se vean atraídas por la posición original, cuando se hace en la silla todo cambia.

La mujer debe estar levemente recostada sobre la zona media, mientras que sus rodillas están en la parte baja; el hombre estará sentada sobre la parte más alta y la penetrará desde allí.

Como la cadera de ella estará más elevada el pene impactará directamente contra la zona G. Por lo tanto, no habrá dolor en la parte del colon de ella.

  • Él es el rey: el hombre estará con la espalda recostada sobre la parte media, sus nalgas apoyadas en la zona baja y los pies estiradas en la parte alta.

Ella se sentará de frente sobre la pelvis de él mientras es penetrada y la mujer hará todo el trabajo. La idea es que deslice su cadera hacia adelante y hacia atrás. Hay que olvidar el típico golpeteo.

Al estar en esta posición la erección de él será más potente porque el flujo sanguíneo de sus piernas y torso desciende a la parte de sus genitales.

Mujer aburrida en la cama

Artículo relacionado

2 posiciones sexuales que has hecho mal y no has disfrutado como se debe

  • Ambos son dioses: el hombre se mantiene en la posición de él es el rey, mientras que ella en esta ocasión le da la espalda y se sienta sobre su pelvis para ser penetrada. La mujer se recostará sobre el pecho de su pareja y colocará las piernas junto a las del hombre.

Aquí, él es quien hará el trabajo, pero también tendrá la oportunidad de aprovechar la cercanía con el cuello de ella y el acceso a sus pechos.

Aquí el video completo de la experta con algunos ‘tips’ de cómo hacer la silla en la casa: