La experta les recordó a las personas que el cuerpo no reacciona siempre de la misma forma; incluso, el cerebro se acostumbra a los estímulos y luego se vuelven normales, por lo tanto, hay que innovar.

La lubricación no siempre está relacionada con la excitación, pues hay factores como menopausia, estrés, embarazo, uso de medicamentos, métodos anticonceptivos, detergentes y hasta uso de tampones que pueden alterar este aspecto.

Con lo anterior, es importante destacar que el encierro puede aumentar el estrés y al querer reducirlo, el cerebro se ocupa primero de este y no de las funciones reproductivas; hasta el periodo menstrual se podría ausentar.

Lee También

Para contrarrestar esto, Lina recomendó usar lubricantes, pues ayudan a que la fricción e intensidad del encuentro sean mayores; si la penetración o roce se da sin una buena cantidad de líquido, pueden generarse molestias.

Cuando la mujer se siente incómoda durante el sexo, esto puede desarrollar bloqueos sicológicos que, a futuro, le generan cambios negativos en su vida sexual.

Aquí, la explicación de Betancurt: