El también experto en sexología aseguró que la leche condensada es una gran aliada, poco mencionada, a la hora de dar sexo oral, puesto que tiene una particularidad en el espesor (y sabor) que hacen que la fricción entre la boca y el pene sea más intensa.

Luego de aplicarla por todo el miembro, el proceso de chuparla y quitar cada gota hace que el encuentro sea intenso, puesto que, al ser la leche espesa y fría, la lengua tendrá un trabajo mayor para retirarla; finalmente, las lamidas se convertirán en algo rápido, caliente y líquido.

“Él sentirá con mayor intensidad tu estimulación”, aseveró Serrano.

Cabe mencionar que, al terminar la felación, el pene debería ser lavado en su totalidad y con cuidado, para que no queden rastros del líquido y así evitar cualquier molestia en la zona.

Aquí, la ilustración del médico, que hace algunos días recomendó la posición sexual inspirada en ‘Game of Thrones’:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Dr. Fernando Serrano (@dr.fernandoserrano) el