Elsy Reyes, especialista en relaciones de pareja y sexualidad, aseguró que estimular el clítoris y la zona G al tiempo hace que la mayoría de mujeres tengan una eyaculación, esto, solo si sus glándulas de Skene son robustas.

La pinza es un masaje doble que se realiza con los dedos o un juguete sexual (Partner). Si se hace con una mano se utilizan los dedos corazón, índice y pulgar, de lo contrario, se deberá posicionar bien el accesorio para que haga el trabajo.

Con el corazón y el índice se penetra a la mujer, solo hasta dos de sus falanges, allí queda la zona G, que se identifica fácil por que es nortoriamente rugosa; el pulgar va a estar sobre el clítoris. La forma que adaptará la mano durante el estímulo será similar a una pinza.

Para que la sensación sea mayor, la mujer deberá estar recostada boca arriba y bajo sus nalgas deberá poner una almohada. Mientras el par de dedos se flexionan hacia la zona y alternan con círculos, el otro dedo deberá estar acariciando el punto externo.

Al recibir los movimientos al mismo tiempo, la mujer sentirá una sensación similar a la de orinar, que es normal pues la eyaculación se da vía uretral, por lo tanto no deberá intentar retenerla sino relajarse y dejar que fluya. Si llega el mencionado momento, ella podrá acelerarlo levantando su pelvis y tensionando sus nalgas.

Esta es la explicación de la experta: