En la grabación que la experta compartió en YouTube, aseguró que hay formas para que la persona se excite lo suficiente sin siquiera tocar sus genitales, y estas son desestimadas a la hora de tener un encuentro sexual.

Estas son las zonas inexploradas que recomendó estimular la experta:

  • Corva: sí, es la parte que está justo detrás de la rodilla, la idea no es llegar directamente a zonas íntimas, para eso habrá tiempo. En esta parte hay muchas terminales nerviosas y algunas están conectadas con el clítoris.

Pareja

Artículo relacionado

¿Busca diversificar su menú sexual? 'La tortilla fracensa' es una posición muy versatil

Para dar un buen estímulo, quien lo recibe debería estar bocabajo, y quien lo da empezará a lamer desde la parte inferior de la pantorrilla hasta la corva. Aquí, será ideal que juegue con la todas las zonas de la lengua, desde su totalidad hasta la punta, y su humedad.

Una vez que la lengua llegue a la parte central de la corva, podrá hacer círculos con esta, usar toda la boca para succionar y hasta dar pequeñas mordidas. La experiencia será inolvidable.

Pulzo
  • Axilas: los roces son similares a los de la corva y algunos pueden llegar a pensar que es asqueroso, pero el sexo es de fluidos. Lo ideal es que la persona se depile y lave levemente, aunque para algunos el vello es algo excitante.

Antes de llegar al punto central, se puede empezar besando los codos, los laterales del torso, sobre todo si quien recibe las caricias es una mujer, pues cerca a los senos hay terminales que agradecerán estos roces.

Pulzo

 

  • Nuca: puede sonar común para algunos, pero hay que entender que el cuello es lo que normalmente recibe toda la atención lingual. Para esta parte, la especialista recomendó recorrerla de arriba hacia abajo; empezar soplándola y susurrándole una que otra palabra, no tan subida de tono para empezar.

Pareja

Artículo relacionado

Sacar el condón sin ir al médico, y más datos para su botiquín de emergencias sexuales

Rozar los labios por el sitio, ir un poco más hacia la espalda y volver a subir hasta donde nace el cabello. Cuando la pareja pida más, hacer uso de esa lengua entrenada para danzar sobre la zona, besar, chupar y morder con cuidado. “Se arqueará la espalda” sí o sí, aseguró Reyes.

Pulzo

Aquí, la explicación de la experta: