Como explicó Women’s Health, en el cerebro ocurren un sinfín de reacciones cuando la mujer se masturba, y la relación con su propio cuerpo se hace más intensa: aumenta su seguridad en sí misma y su amor propio.

Pese a que no se debe ver como una cura, el autoerotismo reduce problemas como el insomnio y el estrés; esto gracias a la liberación de endorfinas, hormona de la felicidad, y la segregación de oxitocina y prolactina, que se encargan de aumentar el nivel de relajación.

Con todo lo anterior, el medio agregó que una vez el cuerpo entre en este trance, la persona podrá dormir con más tranquilidad y se anulará el efecto causado por el cortisol, hormona del estrés.

Aunque para muchas mujeres la masturbación está anulada en su cotidianidad, se ha comprobado que quienes la practican tienen más posibilidades de tener un orgasmo, ya sea solas o en pareja.