De acuerdo con el relato del diario Clarín, los habitantes de la ciudad Saenz Peña se volvieron la principal noticia de la zona, la cual todos los vecinos comentan.

“Tenían todo organizado con lujo de detalles, pero se olvidaron de la privacidad”, detalla el medio argentino, pues los mismos integrantes de la bacanal fueron los que se grabaron y enviaron los videos a otros amigos.

Las imágenes se viralizaron en las redes sociales hasta que llegaron a manos de las esposas y “todo terminó en un escándalo de no creer”, publicó Clarín.

El artículo continúa abajo

La primera víctima de infidelidad que conoció los videos, no dudó en enviárselos a las respectivas esposas: “Anoche yo le envié el video a todos los chicos que tengo de contacto para que sepan que yo ya sabía que estaban haciendo”, contó la mujer en un audio que también fue muy compartido en las redes, de acuerdo con Clarín.

Asimismo explicó que uno de los participantes de la fiesta le “rogó” para que no difundiera más los videos: “Lo primero que hicieron, Mati obviamente, fue decirme que ‘por favor no haga nada’. Que ‘por favor no viralice el video’ ¿Podés creer?”, recogió el rotativo argentino.

En el mismo audio, explicó que el video le llegó por parte de una persona que quería que “abriera los ojos”, finalizó Clarín.