Según el portal La Opinión, ‘la sirena’ es la postura más sencilla y placentera, pues no requiere un esfuerzo físico grande y que hace que el hombre disfrute con mayor intensidad, por la forma en la que la mujer mantiene sus piernas.

Ella deberá estar recostada boca arriba sobre una cama o mesa y bajo sus nalgas debe colocar un cojín para elevar más su pelvis y lograr así una penetración más profunda. Cuando él la vaya a penetrar (estando de pie) podrá coger las piernas de ella y juntarlas para crear más fricción; otra opción es que la mujer las entrecruce.

La mujer no se cansará pues estará recostada y sus piernas irán contra el pecho de él. Además, será mucho más fácil para el hombre controlar las penetraciones, la profundidad, el ritmo y el estar de pie evitará que sus piernas se cansen.

El medio aseguró que esta pose es muy placentera para los hombres porque cuando la mujer junta sus piernas sus paredes vaginales se contraen más y, por lo tanto, harán más presión sobre el pene. También porque le da cierto nivel de control a él. Todo será mejor si ella está recostada sobre una superficie que quede a la altura de la cadera de su pareja.

Esta es la imagen ilustrativa:

EnFemenino.com