En uno de los videos que compartió en su canal de YouTube, la experta aseguró que ni siquiera una mujer casada hace 25 años y con 3 hijos tendría su vagina muy ancha, como muchos piensan que ocurre cuando se tiene una vida sexual activa.

La zona íntima femenina está compuesta por músculos pubocoxígeos que se dilatan, pero en cuestión de minutos toman su tamaño normal, aunque esto tarda un poco más cuando pasaron por un parto.

Cuanto más sexo tiene la mujer más se fortalece el piso pélvico, por lo tanto, no existe una cuota sexual que limite su intimidad. El buen sexo llevará a una mejor experiencia, mas no a una limitación física que reduzca sus habilidades sexuales.

Flavia aseguró también que esta es una forma anticuada de limitar a las mujeres y las lleva a no disfrutar plenamente de su sexualidad, las lleva a pensar en que el sexo es malo y normalmente son las personas machistas quienes desarrollan estos pensamientos erróneos.

Esta es la explicación de Dos Santos: