El sexólogo Ezequiel López Peralta habló con Pulzo y aseguró que además del cuello y los oídos existen otras zonas que suelen ser puntos sensibles de la mayoría de mujeres. Aunque recordó que cada quien tiene su propio mapa y por esto hay que seguir explorando.

Según dijo el experto, la espalda y, sobre todo la columna vertebral, son partes que deben recibir caricias y besos. Los costados de su cuerpo también saben apreciar mucho los cariños.

La cara interna de brazos y piernas son otras de las zonas a las que se les brinda poca atención, pero que las podrían excitar demasiado, sobre todo las últimas, pues tienen múltiples terminales nerviosas.

Como último dato, López aseguró que la parte de atrás de la rodilla es otra parte a la que se le debe dedicar cierta atención, pues es hipersensible. Este podría ser el punto previo antes de llegar a la zona íntima.