A pesar de lo anterior, hay varias poses que no deberían quedar por fuera de las sábanas, pues sería un pecado no disfrutarlas y seguir haciendo las comunes, que hacen que muchas personas caigan en la monotonía.

Así se hace esta pose, según Soy Carmín:

  • En el caso de las parejas heterosexuales, el hombre se acuesta boca arriba, mientras que la mujer se acuesta sobre el (pero en sentido contrario), de tal forma que su vagina quede cerca del rostro de él y su cabeza apoyada sobre sus piernas.

El hombre podrá aprovechar la libertad de sus manos para estimular el clítoris y los pechos de la mujer y ella disfrutará al máximo.

En el caso de las relaciones lésbicas, el orden de los factores no altera el producto, solo deberán pedir turno y disfrutar. Aunque es una pose más complicada para los gais, es de gran ayuda para estimular el ano. Todos pueden gozarla.

Esta es la gráfica:

Pinterest

Así que para quienes buscan diversidad en su vida sexual, es hora de que exploren más con su boca, así se elevan los sentidos y hay una estimulación cerebral mayor. Para el ‘68’, el sexo oral no se practica al tiempo y eso la hace la favorita de muchas mujeres.