Pero en este caso se tendrán en cuenta más a los hombres, no solo quienes esperan tener más tiempo durante el coito, sino a aquellos que en realidad desean brindar un sexo inolvidable. Como aseguró el sexólogo Ezequiel López para Pulzo: “Cantidad no es lo mismo que calidad”.

Si bien el sexo no es la prioridad en las relaciones de pareja, sí es un factor muy importante y más cuando no hay control, no se tiene a conciencia, se mitifica, no se piensa en pareja y sobre todo cuando no existe seguridad sobre el cuerpo. Por esto, Ezequiel dejó algunos ejercicios muy útiles para que tengas más tiempo de ser creativo en el sexo.

El artículo continúa abajo

Respiración: la falta de oxígeno acelera las relaciones, mientras que si se mantiene una respiración lenta y en lo posible constante, la sangre circulará de forma adecuada para que se logre un equilibrio. Como en los partidos, será tiempo extra para jugar.

Lengua en el paladar: este ejercicio distrae la mente. Mantener la lengua pegada al paladar produce una distracción que será útil a la hora de demorar la eyaculación. Confunde y reinarás.

Kegel: estos famosos ejercicios no son solo cosa de las mujeres, los hombres también pueden hacerlos.

Lo principal es aprender a diferenciar los músculos; para esto es importante que cuando vaya a orinar, al menos unas 3 veces, hay que intentar retener la orina con el fin de identificar la zona.

En las siguientes ocasiones se hacen con la vejiga vacía y haciendo el mismo ejercicio de retención.

La zona menos excitante: López no recomienda pensar en objetos o situaciones externas porque la relación pierde gracia; lo que sí hay que hacer es enfocarse en la parte del cuerpo de la pareja que menos produce excitación.

 

Creatividad: si se quiere una relación sexual más placentera y duradera, lo lógico es tener herramientas, juegos e ideas para aprovechar el tiempo. Romper las barreras.

Relajar los músculos de la zona del perineo (la llamada ‘nies’): el sexo normalmente produce cierta tensión, así que es importante soltarse y disfrutar.

Coito reservado: es decir, que el hombre alcanza el orgasmo pero sin eyacular, lo que reducirá la rigidez del pene, pero permitirá continuar casi que enseguida.

Para alcanzarlo es necesario presionar el perineo (la famosa ‘nies’) con un dedo, antes de eyacular. Eyaculación no es sinónimo de orgasmo.