Como explicó Elsy Reyes, sexóloga mexicana, hay 2 poses especiales con las que a la vez que se penetra, el roce producido por estas activa las terminales nerviosas del clítoris.

Estas son las posturas explicadas por la especialista:

  • Paletas: el hombre estará acostado boca arriba y con sus piernas juntas, la mujer se sentará sobre él mientras es penetrada; luego ella estirará las piernas y quedará casi recostada, se apoyará en sus brazos, con los que se moverá de adelante hacia atrás para lograr el roce requerido.

Lo ideal aquí es que se lubrique muy bien la zona para que al deslizar el cuerpo no se maltraten los genitales o se produzca una irritación.

  • Paletas invertidas: estando en la pose mencionada, la mujer girará con sus manos para que su cabeza quede a la altura de las piernas de él, esto sin que se pierda la penetración o sin que le dé una patada en el proceso.

Igual que en lo mencionado, ella se deslizará de adelante hacia atrás para que haya un roce excitante sobre su clítoris; además, la vista que tendrá él será muy erótica.

Esta es la explicación: