Aunque en algunos casos el hombre puede alargar el episodio a causa de disfunsiones como la “eyaculación retardada y la antieyaculación (cuando nunca se expulsa el semen)”, la experta aseguró que hay quienes prefieren prolongar el tiempo porque piensan que de este modo su pareja llegará al orgasmo.

Sin embargo, Betancurt manifestó que son muchas las mujeres que no disfrutan de los encuentros largos y menos si estos se enfocan solo en la penetración, así que para acelerar el proceso les recomendó a ellas que, durante uno o dos minutos, sean quienes dominen la velocidad y ritmo de las penetraciones.

Además, mientras se mantiene este juego, la mujer deberá contraer sus músculos vaginales constantemente; esto solo se logra si ha entrenado su suelo pélvico con ejercicios de Kegel.

La idea es tratar de ‘abrazar’ fuerte al pene con las paredes vaginales. Las posiciones para lograrlo con mayor facilidad son de ‘el perrito’, ‘la vaquerita’, y ella recostada boca abajo y con las piernas cerradas.

Aquí, la explicación de la experta: