Por lo anterior, Ezequiel López Peralta, sexólogo experto, le dijo a Pulzo que el sexo oral debe ser variado para sea exitoso, es decir: incluír varios movimientos, diferentes velocidades y se debe realizar con diferentes intensidades.

Para empezar se debe explorar de a pocos la intimidad de la mujer, esto usando la punta de la lengua y después toda esta, teniendo presente las reacciones de ella para poder identificar sus zonas más erógenas.

Teniendo en cuenta esto, el especialista recomendó prestar especial atención al clítoris (glande y alrededores) y la entrada de la vagina.

  • Clítoris: para esta zona es importante usar la punta de la lengua para acariciarlo de forma lenta y luego rápida, realizar sutiles succiones, pues es mucho más sensible que el pene, y evitar morderlo.
Pulzo
  • Vagina: en el sexo oral lo más importante no es la parte interna. Lo ideal es tratar de penetrarla con la lengua y hacer masajes en la entrada. Sin embargo, también puede complementar el trabajo de la boca con los dedos.
Pulzo
  • Perineo y ano: mientras se estimula el clítoris o la vagina, también se puede estar realizando algunas caricias por estas partes, y así aumentar las sensaciones.
Pulzo
  • Labios mayores, menores y monte de venus: estas son zonas a las que hay que prestarles atención al comienzo del acto, pues son la puerta que lleva al clítoris y vagina. Allí se pueden realizar mordidas y movimientos más fuertes.
Pulzo

Para el sexo oral, el sexólogo no está muy de acuerdo con usar lubricantes. No obstante, aseveró que si se trata de mejorar el encuentro es importante explorar alguno que produzca sensación de calor o frío, o que tenga un buen sabor para disfrutar más el dar.

También comentó que no recomienda el uso de mentas cuando se le va a dar placer a la mujer, pues puede ser demasiado fuerte para la zona y provocar ardor.