En total son seis imágenes del cuerpo sin vida que están en poder del abogado y de la familia de Javier Ordóñez, pero El Tiempo hace referencia a una foto en específico en donde se observa “lo que parece ser una punzada en el hombro derecho”.

Esa herida resulta extraña en este caso si se tiene en cuenta que la víctima fue sometida, primero, a descargas eléctricas con pistola ‘taser’, y luego, según han dicho testigos y familiares, los policías que lo trasladaron al CAI Villa Luz, en la localidad de Engativá (noroccidente de Bogotá), le habrían propinado una golpiza que lo llevó a la muerte.

Si bien no hay claridad sobre qué pudo haber ocasionado esa herida, pues uno de los patrulleros implicados negó las agresiones que se denuncian dentro del CAI, el médico forense y experto en Medicina Legal Rubén Darío Angulo se refirió así a esa marca en el cuerpo, en entrevista con Semana Tv.

“Lo que pude observar es que es una herida que presenta un orificio, y podría ser de arma cortopunzante que se le aplicó también ahí. Ya no se trata ni de la pistola ‘taser’ ni del arma contundente”, aseguró el experto.

Al médico le preguntaron, en ese medio, cuál es su argumento para indicar que se trató de una herida similar a la de una puñalada, y su explicación fue que “por los bordes de la herida, que son circulares, daría a entender de que también se pudo introducir un elemento cortopunzante”.

“Cuando se habla de heridas cortopunzantes son diferentes a las heridas con arma contundente, y es que se rompe el tejido, ya pasa la piel y pasa el tejido celular subcutáneo, pasa el músculo, y deja un orificio”, agregó el forense.

Herida en el pecho de Ordóñez - tomada de Semana
Herida en el pecho de Ordóñez - tomada de Semana

Y es que el médico Rubén Darío Angulo había dicho que Ordóñez no murió por las descargas eléctricas que le propinaron los policías, sino que “siguieron los traumatismos de otras características en otro sitio, y esos fueron los que finalmente lo llevaron a la muerte”. Esto es, dijo, porque lo golpearon con un objeto contundente en varias partes del cuerpo, principalmente en su cabeza y cuello.

Esa hipótesis coincide con la versión que entregó el hasta ahora único testigo, que fue el hombre al que llevaron detenido junto con Ordóñez al CAI de la Policía, y que dijo que en ese sitio hubo patadas, choques eléctricos, puños y otras agresiones.

“… Javier aún se encontraba vivo y me decía: “Costa, me duele todo”, y yo le dije “tranquilo, tranquilo”, y fue cuando uno de los policías con los que Javier se había peleado le pegó una patada en la cara, una en el pecho y una en el estómago”, aseguró el hombre, citado por la periodista Vicky Dávila en su columna de Semana.

Así las cosas, será ahora Medicina Legal la que establezca la causa de muerte de Ordóñez, ya que el periódico capitalino reveló un fragmento de la historia clínica en donde dice que el paciente “ingresa sin signos vitales, pupilas plenas y signos de muerte, livideces dorsales, se decreta hora de muerte (…)”.

Fue por eso que la exesposa de la víctima, Angélica Garzón, dijo que el médico que lo atendió indicó que tenía “múltiples politraumatismos; o sea, que lo habían golpeado de una manera despiadada”.

En este video se aprecia la herida de Ordóñez, de forma recreada, y la explicación que dio el médico forense (a partir del minuto 19:20).