Según explicó Lina Betancurt, asesora sexual, el pene tipo plátano es el que es más grueso en la base, pero más delgado en la punta; su forma es perfecta para realizar penetraciones anales porque dilata la zona poco a poco. Una forma ideal para las primeras veces.

En el caso de las penetraciones vaginales también son buenos, pues el grosor ayuda a estimular con mayor facilidad las paredes y genera más fricción con el famoso punto G. Con cada parte de este miembro se logra que la zona experimente nuevas sensaciones.

A pesar de esto, la experta aseguró que no son tan buenos a la hora del sexo oral, porque las proporciones hacen que para la persona sea complicado manejar los movimientos y hasta puede terminar lastimado. Lo anterior no significa que sea imposible y que no se pueda lograr algo placentero con un poco más de cuidado.

Esta es la explicación completa: