Con el auge de las redes sociales y las plataformas de mensajería instantánea, los usuarios han aprovechado para poner en práctica el ‘sexting’, también conocido como ‘sexteo’ o ‘sextear’ a través de WhatsApp (que es una de las ‘apps’ con más intentos de ‘phishing’), Messenger, Instagram, Snapchat y demás aplicaciones.

¿Qué es ‘sexting’?

El concepto de ‘sexting’ proviene de la unión entre las palabras ‘sexo’ y ‘texting’, que significa ‘mensajes de texto’, y surgió en 2005. Según la compañía especializada en seguridad informática Kaspersky, se trata de enviar información íntima y erótica por medio de fotos, textos o videos.

La práctica es principalmente realizada de manera privada entre el chat de dos usuarios, pues sirve como manera de tener relaciones sexuales cuando las personas están lejos. También, es una forma utilizada por las parejas para ‘calentar’ el ambiente o salirse de la rutina.

A pesar de que el ‘sexting’ es cada vez más común, su reputación no es la mejor, pues siempre hay riesgos en temas de ciberseguridad al tratarse del envío de información personal con contenido sexual.

En el siguiente video explican más detalles de lo que es ‘sexting’.

Tipos de ‘sexting’

El portal especializado en peligros de Internet CiberIntocables afirmó que existen dos tipos de ‘sexting’:

  • ‘Sexting’ activo: se trata de enviar contenido, como imágenes o videos, con alto contenido sexual.
  • ‘Sexting’ pasivo: consiste en recibir archivos de diferentes tipos con alto contenido sexual.

Beneficios de hacer ‘sexting’

Pese a que la imagen que rodea a la práctica de ‘sexting’ es usualmente negativa por los peligros cibernéticos, realizar la actividad también tiene unos beneficios, sobre todo si se lleva a cabo con la pareja. En ese sentido, ABC afirmó que las ventajas del ‘sexting’ son:

  • Libera el estrés gracias a los mensajes eróticos que se comparten.
  • Mejora la relación de confianza y el vínculo entre la pareja.
  • Es bueno para desinhibirse.
  • Funciona como un acto previo al sexo.
  • Hace que se mantenga prendida la ‘llama’ en las relaciones a distancia.
  • Mejora el humor.

Riesgos de hacer ‘sexting’ y cómo evitarlos

De acuerdo con el Ministerio de las Tecnologías de la Información, hay tres riesgos que se corren al optar por mandar mensajes con alto contenido sexual que incluyen fotos y videos con desnudos:

  • Se puede perder el control de la información que se comparte al enviar este contenido de manera ‘online’, ya que podría llegar a redes sociales y cadenas de WhatsApp, y, de ese modo, ser visto por amigos, familiares y extraños.
  • Si las fotos o videos íntimos se guardan en las cuentas personales o en los equipos electrónicos, pueden ser robadas y filtradas.
  • Los usuarios involucrados en contenido de ‘sexting’ filtrado podrían ser víctimas de chantaje y ciberacoso, pues los delincuentes buscan la forma de “dañar o coaccionar a una persona a través de Internet”; para esto, usan el contenido íntimo robado.

Adicionalmente, Kaspersky afirmó que el contenido privado e íntimo se puede volver público cuando el usuario que recibe los archivos los publica, un hacker accede a las fotos o videos, o a la persona le roban el celular y los delincuentes abren sus documentos.

En ese orden de ideas, el MinTIC recomienda borrar todos los archivos “comprometedores” de los usuarios involucrados en la práctica de ‘sexting’, tanto de las cuentas como de los dispositivos. Asimismo, no hay que ceder a los posibles actos de extorsión que se puedan presentar, sino realizar la respectiva denuncia en la página ‘Cai virtual‘.

Por su parte, Kaspersky sugiere no enviar mensajes, fotos o videos con contenido sexual, especialmente a personas desconocidas, ni subir archivos subidos de tono a las redes sociales con el objetivo de tener más ‘likes’.

Lo que sucede es que así como el ‘phishing’ (que es una modalidad de estafa por Internet e incluso hay una nueva técnica en WhatsApp), las estafas de Facebook y los ‘malware’, el ‘sexting’ se presta para que los ciberdelincuentes hagan de las suyas. De hecho, en la cuarentena, las extorsiones por ‘sexting’ aumentaron significativamente.

En efecto, ABC considera que los mayores riesgos de practicar ‘sexting’ son la extorsión, pues exigen dinero a cambio de no difundir el material íntimo; viralización, ya que ha habido casos de mensajes eróticos que se han publicado; edad, puesto que muchas veces son menores y adolescentes los que realizan la práctica; y, suplantación de identidad, que es fácil hacerlo por las redes sociales para engañar a otras personas.

En el siguiente video, explican algunos riesgos del ‘sexting’.

Casos polémicos de ‘sexting’

En octubre del año pasado se conoció el caso, en Cajicá, Cundinamarca, de una menor de 13 años que fue víctima de extorsión por parte de un hombre de 21 años que la contactó por redes sociales para ganarse su confianza y lograr que la niña le enviara imágenes íntimas, apuntó El Tiempo.

El hombre obligó a la menor a que le diera las claves de sus redes sociales para comprobar que no tuviera una relación amorosa con alguien más. Además, tuvo acceso a las fotos con contenido sexual y las ofreció a los contactos de la niña por precios entre 20 mil y 50 mil pesos, agregó el informativo. El delincuente fue capturado y sindicado por extorsión.

En España, hace dos años, fue detenido un joven de 15 años que obligaba a su novia, que tenía 13 años, a tomarse fotografías y videos íntimos. Luego, él la chantajeaba y les mostraba los archivos a sus amigos. El hecho se convirtió en una cadena, pues el hombre amenazaba a la mujer con publicar el contenido si ella no continuaba mandándole archivos subidos de tono, indicó el medio español La Sexta.

Por otro lado, en Cali, en octubre de este año, se presentó un caso de ciberacoso por ‘sexting’ a una menor de 11 años. El padre de la víctima empezó a notar cambios en ella, pues se volvió “más distante” y “dependiente del celular”. Tiempo después, la niña le contó que una persona que se hizo pasar por estudiante de su colegio le pidió fotos íntimas y la estaba chantajeando, precisó Noticias Caracol. 

En Bogotá, en mayo de 2020, fue capturado un hombre que contactó a una universitaria de 23 años por redes sociales. El delincuente se hizo pasar por una persona llamada Juana Pérez para extorsionar a la joven, diciéndole que tenía fotos y videos íntimos suyos, informó El Tiempo.

El hombre le decía a la estudiante que si no quería que publicara el material debía enviarle nuevo contenido. Como la mujer no cedió, el criminal le exigió que le entregara 5 millones de pesos para no difundir el contenido sexual, añadió el medio en su publicación.

Cuando el caso llegó a manos del Gaula, se ejecutaron las tareas de inteligencia y se dieron cuenta de que el hombre, que terminó siendo un compañero de clases de la universidad, hackeó las cuentas de la joven para tener acceso al material íntimo, resaltó el portal nombrado.

Asimismo, en mayo del año pasado, se realizó la captura de un hombre, en Pasto, que chantajeaba a una mujer de 38 años que conoció por redes sociales. La pareja intercambió fotos y videos sexuales, y, tiempo después, el delincuente empezó a exigirle que le diera un millón de pesos para que no publicara el material íntimo, aseguró El Tiempo.

La mujer solo le dio 100 mil pesos con la esperanza de que parara la extorsión, pero el hombre comenzó a pedirle más dinero y nuevo contenido; esta vez, debía mandarle videos teniendo relaciones sexuales con su esposo y con un tercero, señaló el informativo.

Finalmente, el hombre fue capturado cuando recogía el dinero que le había pedido a la víctima, le dijo el director del Gaula de la Policía Nacional, general Fernando Murillo, al medio mencionado.

¿Cómo hacer ‘sexting’ de forma segura?

Según la revista Muy Interesante, los usuarios que deseen practicar ‘sexting’ de manera segura y responsable deben seguir los consejos que está a continuación:

  • Hacer ‘sexting’ solamente con una persona que sea de confianza para que haya certeza de que no va a compartir el material.
  • Instalar un ‘firewall’ o cortafuegos para que no ingrese ningún virus o ‘malware’ a los dispositivos.
  • No incluir el rostro o elementos que permitan dar con la identidad del usuario en las imágenes o videos que se envían.
  • Desactivar la geolocalización en los metadatos.
  • No utilizar redes Wi-Fi públicas o abiertas en el proceso.