Según un informe de Psychology Today, esta acción se puede comparar con la comodidad que sienten las personas al besar manteniendo los ojos cerrados y la diferencia radical que sufre el cuerpo cuando hay un contacto visual.

El portal aseguró que hay personas que suelen distraerse con mayor facilidad, por lo que bloquean su visión para concentrarse en las sensaciones que les proporciona el acto sexual.

El artículo continúa abajo

Aunque con los ojos abiertos se mantenga una conexión directa, en momentos como el clímax, la gran mayoría de personas suele cerrarlos para disfrutar y extender las contracciones corporales.

Con este simple acto se obtiene una experiencia similar a la de tener los ojos vendados o mantener relaciones sexuales con la luz apagada.