El especialista citó a David Russ y Cindy Menson, quienes realizaron la investigación y la plasmaron en su libro ‘Why Women Have Sex?’; según los expertos, una de las señales que indica que la mujer llegó al orgasmo es que sus pezones se arrugan.

Esto ocurriría justos después de que ellas lleguen a su punto máximo de placer, pues en medio de este, la zona suele estar llena de sangre, que ‘desaparece’ como respuesta orgásmica.

Por lo anterior, se podría decir que esta es una de las pocas formas, además de la humedad, aunque esa no es una señal muy precisa, de reconocer que la mujer tuvo un orgasmo, pues se ha comprobado que muchas lo fingen para no decepcionar a su pareja.

No obstante, López Peralta recordó en algunos de sus comentarios que todos los cuerpos son diferentes y el dato puede que no sea una verdad absoluta. Sin embargo, invitó a sus seguidores a tenerlo en cuenta.

View this post on Instagram

Vos estarás pensando, ¿de donde salió esa frase? ¿Es otra de las boludeces de Ezequiel? 😅😂🤣 . Para nada… está basada en unos estudios científicos de David Buss y Cindy Meston, dos grandes investigadores, y lo podes encontrar en su libro “Why Women have sex?”. . Básicamente encontraron que una respuesta común en las mujeres después de lograr el orgasmo es que los pezones se arrugan. Claro, luego de llenarse de sangre durante el proceso de excitación, se produce un retorno rápido de la misma por la física y la química del orgasmo, de modo tal que queda arrugado. Algo que no pasa en la mujer que simula el orgasmo con bombos y platillos, pero que en realidad no lo siente… . Así que anoten este concepto, y si quieren profundizar vayan a la fuente 📖 . ¿Y ustedes qué piensan chicas y chicos? ¿Observaron este fenómeno? 🧐

A post shared by Ezequiel López Peralta (@citaconezequiel) on