Según el informe, el escuchar es una parte indispensable para el desarrollo de las personas, pues se sienten importantes al sostener una conversación, sobre todo si es sobre lo que pasó durante su día. Aunque son las mujeres quienes son más sensibles a los estímulos auditivos.

Aquí es donde se validan los típicos comentarios de que muchos enamoran a punta de parla y “endulzan el oído”. Por lo anterior, el centro clínico dio algunas razones por las que se vuelve vital cuidar el sistema auditivo.

Pareja teniendo sexo

Artículo relacionado

Adiós a las penetraciones tipo “cachetada”; experta explica cómo hacerlas divertidas

  • Orejas sensibles: esta zona es muy receptiva ante el tacto y el habla. Los susurros y el morder el lóbulo de la oreja activan muchas terminales nerviosas.
  • El amor y el oído izquierdo: el centro citó un estudio de la Universidad Estatal de Texas en el que encontraron que las personas recuerdan los términos cariñosos hasta en un 70 % cuando se escuchan por el oído izquierdo. En el caso del derecho, apenas se perciben un 58 %.

  • Es el arma secreta del amor: en el libro ‘Los secretos del amor duradero: cómo hacer relaciones que perduren’, aseguran que escuchar atentamente y mantener una conversación fluida es altamente valorado en las relaciones de pareja. Además, alivia el estrés y la tensión del día a día.

Pareja en la cama

Artículo relacionado

Estos son los ejercicios que te ayudarán a ser mejor en el sexo

  • Hacer el amor con música: Daniel Müllensiefen, psicólogo musical, hizo una investigación para Spotify, y allí descubrió que escuchar música durante el acto sexual aumenta en un 40 % la recepción de estímulos; crea un mejor ambiente, las sensaciones aumentan, el deseo se hace mayor y los sentimientos brotan a flor de piel.

El experto mencionó que la música activa la zona del cerebro que provoca placer; genera el mismo efecto que comer o tener sexo.

  • El oído encanta a las mujeres: la frase: “se dejó endulzar el oído” es real. A ellas les encanta sentirse aduladas; fortalece su ego y alimenta sus fantasías. Cuando se usan palabras exclusivas de la relación la conexión se hace más fuerte, hay complicidad.