Según el especialista, la mujer debe tener mucho cuidado al recuperar su vida sexual, pues la vagina se torna estrecha (sus paredes se contraen), así que será de gran utilidad usar un buen lubricante a base de agua para facilitar el encuentro.

Además, López aclaró que los juegos preliminares al acto deberán ser mayores para que la zona se dilate y se lubrique correctamente.

El artículo continúa abajo

Cuando el precalentamiento acabe, la penetración debe ser lenta y la mujer deberá relajar los músculos perivaginales (los que se contraen con los ejercicios de kegel). También recomendó que sea ella la que vaya arriba (en el caso de una relación heterosexual) para tener el control y hacer penetraciones se den poco a poco.

Un dato extra que dio el experto es estimular la entrada de la vagina con caricias o sexo oral para que la zona se relaje y no haya dolor.