Elsy Reyes, sexóloga y especialista en relaciones de pareja, explicó que alcanzar la eyaculación femenina no es responsabilidad de quien genera el estímulo, ni de su técnica, y tampoco significa que sea un mal amante.

Conseguir esta explosión de placer depende del tamaño de las ya conocidas glándulas de Skene, que al inflamarse son las que permiten que se expulse este líquido ‘eyaculatorio’, al que se llama así porque es similar al semen, solo que no tiene espermatozoides.

Pareja

Artículo relacionado

Cómo tocar a "Mr. Clítoris" (sin sexo oral) para que ella tenga orgasmos 'fulminantes'

Cuando esta zona no tiene un gran tamaño, la mujer no podría tener una eyaculación. No obstante, hay que recordar que la exploración para llegar al punto puede producirle a la mujer una gran sensación de placer.

Además del precalentamiento, que es ideal para que haya buena irrigación de sangre en la zona, Reyes recomendó empezar estimulando la zona G, algo que se hace penetrando la vagina con apenas 2 falanges de los dedos, que deben estar levemente flexionados.

El punto exacto es el que se siente rugoso, ahí deberá dar caricias; además, externamente deberá estar estimulando el clítoris, ya sea con la otra mano o la lengua. Se recomienda hacerlo con esta última, cuando es posible.

Esperanza Gómez

Artículo relacionado

Esperanza Gómez reveló cómo un hombre puede lograr que una mujer sea multiorgásmica

Cabe mencionar que esta es apenas la teoría, pues en la práctica deberá guiar a quien da el estímulo para saber que lo está haciendo bien. La señal clara de que se está haciendo un buen trabajo es que ella sienta ganas de orinar.

Pese a que todo se haga muy bien, es importante tener claro que no todas las mujeres pueden eyacular, lo cierto es que con este tipo de estímulo es muy probable que ella tenga un orgasmo.

Si no tiene pareja, sus manos siempre pueden ser grandes ayudantes. Explore su cuerpo y disfrute el viaje.

Aquí, la explicación: