Otros criticaron que los canales o los moderadores ‘pelaron el cobre’ y dejaron ver sus intereses políticos.

Por todas, algunas o una de esas razones, con excepción del realizado por TeleCaribe, todos los debates han estado en el ‘ojo del huracán’. Los críticos, pero sobre todo la audiencia, son implacables.

Pero hay que dar el beneficio de la duda: los organizadores siempre tienen las mejores intenciones; y hacer un debate presidencial en televisión no es una tarea fácil, y menos en esta época electoral tan polarizada en Colombia.

El artículo continúa abajo

Ahora que se avecina el debate de Canal Capital, el próximo martes 8 de mayo, a las 8:00 p.m., los organizadores han puesto todo el empeño por acordar un modelo en el que verdaderamente haya debate entre los candidatos.

Los moderadores Yesid Lancheros y Érika Fontalvo ya se comprometieron a garantizar que el debate arrancará con una ronda ‘a muerte’, en la que cada candidato podrá ‘corchar’ a otro candidato con la pregunta que quiera sobre los temas de Bogotá.

En ese ‘cara a cara’, además, podrá haber réplica y contrarréplicas sin interrupciones, chicharras o límites de tiempo.

Lo bueno es que la mayor parte del debate transcurrirá en medio de tales rifirrafes entre candidatos, lo que le permitirá a la gente saber de qué están hechos.

Además, los candidatos no podrán cogerla contra uno en particular (como si fuera una encerrona), sino que serán obligados a preguntarse entre todos. Aunque claro, es obvio que por haber sido alcalde de Bogotá, y por estar en los primeros lugares en las encuestas, Gustavo Petro podría terminar siendo el objetivo de los demás candidatos.

Otra cosa que ocurrirá es que los moderadores ayudarán a evitar que se digan mentiras abiertamente, sin que nadie diga nada, y tendrán un papel activo en el debate. No serán simples moderadores que dan el uso de la palabra.

Uno de los momentos más esperados que tendrá el debate es un quiz rápido sobre Bogotá, donde se pondrá a prueba qué tanto les importa la ciudad a los que quieren llegar a la Casa de Nariño.

Las preguntas no tendrán ese aire académico y aburrido que ha estado presente en otros debates. En Canal Capital quieren hacer un debate “lo más cercano a los problemas de la gente”.

El debate cerrará con un espacio largo para que cada candidato explique puntualmente cuál será la primera decisión, de puño y letra, que decretará para Bogotá.

En los temas de publicidad, una de las cosas que más molestó a la gente fueron los comerciales que rompían con el ritmo del debate. En Canal Capital, según dijeron delegados de la campaña a Pulzo, harán muy pocos cortes.

Y el obligatorio de publicidad electoral, que va a las 9 p.m., será explicado por los moderadores para evitar cualquier suspicacia política, como ocurrió en el debate de RCN Televisión con la publicidad de Iván Duque.