Esta acusación la dio a conocer este jueves el fiscal General, Néstor Humberto Martínez, que entre las graves revelaciones que entregó sobre la compra de votos en las pasadas elecciones legislativas de marzo, mencionó a la senadora electa María Fernanda Cabal, del partido Centro Democrático.

“Desde noviembre de 2017, Julián Gutiérrez, contratista de la Secretaría de Integración Social de Bogotá, supuestamente exigió a las profesoras de jardines infantiles de la localidad de Kennedy que votaran de forma direccionada por el candidato a la Cámara, Diego Caro, y su fórmula al Senado, María Fernanda Cabal, con la amenaza de que en caso de no hacerlo, no se les renovarían sus contratos”, indica la Fiscalía en un comunicado.

El organismo también advierte que, supuestamente, a las profesoras se “les exigió la elaboración de un listado con el nombre de al menos diez familiares” para que participaran en reuniones de campaña, y que a varios de esos encuentros “habría asistido como veedor el señor Jhon Francisco Rodríguez, subdirector regional de la Secretaría de Integración Social de Kennedy”.

La Fiscalía señala que el pasado 8 de marzo se citó a una reunión en donde presuntamente se repartió dinero a cambio de votos.

“Uno de estos encuentros se presentó el Día de la Mujer, cuando se habría citado con esa excusa a varias de las profesoras que habían cumplido con los ‘requisitos’, y se les habría entregado un sobre con doscientos mil pesos como reconocimiento por la ‘colaboración”, dice el boletín.

El artículo continúa abajo

Una vez se mencionó su nombre en este escándalo de corrupción electoral, la hoy representante a la Cámara María Fernanda Cabal acudió a su cuenta de Twitter para pronunciarse:

“Qué irresponsable señor fiscal Néstor Humberto Martínez, señalarme cómo parte de una “red” que indujo a electores a votar por mí, entregando 200 mil pesos en sobres como los mafiosos!! Mi voto es de opinión, NO TENGO contratos ni mermelada con el Estado”, se defendió la congresista.