Según Elsy Reyes, experta en relaciones de pareja y sexualidad, la eyaculación femenina y el ‘squirt’ son reacciones corporales que dependen únicamente del tamaño de las glándulas de Skene (también llamadas parauretrales). Aunque los órganos femeninos sean similares, es importante recordar que sus medidas no son universales.

Las glándulas deben ser lo suficientemente gruesas para que al ser estimuladas crezcan y hagan presión sobre el tubo uretral, que es el que expulsa el líquido presente en la zona, ya sea como eyaculación o como ‘squirt’.

Pareja teniendo sexo

Artículo relacionado

Guía detallada para conseguir una eyaculación femenina

Aunque muchas veces se hable de estas dos respuestas sexuales como iguales, es importante recordar que no son lo mismo, así se diferencian:

  • Squirt: orina diluida, que no tiene el olor característico del líquido.
  • Eyaculación femenina: líquido de color blanco y espeso compuesto por orina y PSA (líquido prostático).

Mujer excitada

Artículo relacionado

¿Qué es en realidad el ‘squirting’?

Pese a que el tamaño de la glándula de Skene no sea el suficiente, la estimulación seguirá siendo placentera y única, por lo que no está demás continuar jugando con el clítoris y la zona G al tiempo.

Aquí, la explicación completa: