Eso, porque el fiscal de la investigación contra Álvaro Uribe,  Gabriel Jaimes —que hace poco denunció amenazas de muerte en su contra—, llamó a Juan Guillermo Monsalve a dar su versión para decidir si continúa o archiva el proceso contra el expresidente.

En ese sentido, Del Río aseguró en un video que la Fiscalía busca “acorralar” a Monsalve, según él, con el propósito de “escuchar lo que quiere escuchar” y así poder justificar la preclusión del caso, decisión que obviamente favorecería a Uribe.

El abogado además denunció supuesta”presión indiscriminada” contra su cliente, que acusa al también exsenador de intentar cambiar testimonios de exparamilitares para que no lo involucraran con las Autodefensas.

“En el momento en el que la justicia decida llevar a juicio al señor Álvaro Uribe, el señor Juan Guillermo Monsalve estará presto a dar las declaraciones respectivas. Hoy, bajo el chantaje de la presión, eso es inaceptable”, manifestó el penalista, como se escucha a continuación:

Inmediatamente, Jaime Granados, abogado de Uribe y de Eduardo Pulgar, al que la Corte Suprema de Justicia seguirá investigando pese a renunciar al Senado (como lo hizo el expresidente), reaccionó en Twitter diciendo que era una ironía que Monsalve estuviera “asustado” por un interrogatorio ante la Fiscalía

“Por algo será!!!!”, escribió el jurista.

Mientras tanto, el ente acusador sigue recolectando pruebas y testimonios en el caso de falsos testigos, para tomar una decisión sobre Uribe, que ya estuvo en prisión domiciliaria por decisión de la Corte Suprema de Justicia.

Entre la nueva evidencia que recolectó la Fiscalía están 7 SIM cards halladas entre las pertenencias de Monsalve, que los investigadores creen que puede contener información relevante para el caso, luego de que él dijera que temía que el ente acusador “hiciera cualquier montaje”.

En el proceso también fue citado a declarar el exparamilitar ‘Tuso’ Sierra.

Antes del 6 de marzo, el fiscal Jaimes daría a conocer si acusa formalmente a Uribe, o si archiva su caso.