La declaración del abogado se da luego de una semana en la que se dieron algunos avances en el caso. El más reciente, que Paul Naranjo fuera enviado a prisión como presunto coautor del delito de feminicidio agravado. Tal como había pasado con Julián Ortegón, hace varios días.

Sin embargo, el defensor de Naranjo, Jhon Cadena, ha dejado claro en sus declaraciones a medios que busca demostrar que la muerte de la joven fue un accidente.

En ese sentido, Cadena le dijo a El Tiempo que quiere que su cliente sea enjuiciado por homicidio culposo; es decir que él no tuvo la intención de quitarle la vida a la universitaria.

Así explicó por qué el caso podría llegar a tipificarse como un delito diferente al que imputó la Fiscalía a los indiciados:

“Ana María y Mateo se bajaron del vehículo. ¿Cuál fue el error de Paul Naranjo? Arrancar fuerte la camioneta. Si hacemos el ejercicio de las heridas son compatibles con ese ‘arranconazo’ de la camioneta. Si ese accidente de tránsito se generó, Paul debe responder hasta por el mínimo acto que haya cometido con ese vehículo y si abandonó o no prestó ayuda a la víctima”.

Si el abogado logra demostrar el homicidio culposo, el Código Penal Colombiano contempla una pena de 4 a 6 años, precisó; pero también puede ser simple o agravado.

Además, recordó que la justicia restaurativa permite que se dé una indemnización, cuya oferta se está contemplando a través de la camioneta en la que ocurrieron los hechos, y que podría llegar a un monto de aproximadamente 100 millones de pesos; aunque el mismo Cadena destacó que “ninguna vida humana tiene precio”.

Sin embargo, en el otro extremos está Abelardo de la Espriella, defensor de la familia de Ana María Castro. El abogado le dijo al mismo diario por qué no está de acuerdo con los argumentos de su colega.

En la entrevista con el medio, el penalista señaló que “si eso fuera un homicidio culposo como lo quieren plantear, hubiesen acudido a la autoridad de manera inmediata contando cuáles fueron las circunstancias de modo, tiempo y lugar en las que se supone que sucedieron los hechos”.

Por eso, dijo que para la familia y para él como asesor legal esa teoría “es inaceptable”, pues dijo que “tanto Naranjo como Ortegón han cambiado muchas veces de versión”, y que eso habría podido confundir a las autoridades si no es por la llamada que un testigo hizo al 123 en la que aseguró que “lanzaron a una mujer como una muñeca de trapo de un carro”.

“Si eso fuera como lo plantean, para cambiar la tipificación de un delito a otro, pues no habrían mentido y habían dicho la verdad de qué pasó. Nadie está exento de un homicidio culposo y cuando sucede se acude a la autoridad porque básicamente se trata de un accidente”.

Sin embargo, para el penalista eso no ocurrió en este caso y afirmó que “Ana María fue asesinada de manera deliberada. Así lo dictamina Medicina Legal, en el informe forense es claro que la causa de la muerte es violenta por un trauma severo craneoencefálico”.

Por eso, dijo que no va a permitir “jugadas” para evadir la justicia y va a insistir en que los acusados sean condenados por feminicidio agravado, lo cual les daría una pena entre 41 y 50 años de prisión.

El abogado también detalló que hay pruebas que podrían demostrar que se trata de ese delito porque Naranjo le habría reclamado a la víctima por tener cierto comportamiento que, según él, una mujer no debería tener. Aunque admitió que es una hipótesis que buscan demostrar con los chats del celular de Ana María, que continúa desaparecido. Y le sumó que Julián Ortegón “tiene antecedentes de maltrato a mujeres, como lo confesó una de sus exparejas.

Incluso el abogado Cadena señaló en la entrevista que la joven tenía novio la noche en que perdió la vida, pero justamente la última pareja que tuvo ella, Felipe Moreno, le dijo a Pulzo que ella “estaba totalmente soltera” y que no le parece justo que quieran dañar su imagen diciendo que estaba con varios hombres.

Por último, De la Espriella se refirió a la posible indemnización de la que se ha hablado y detalló que si Naranjo y Ortegón son declarados culpables, “igual tendrá que tramitarse un incidente de reparación integral y de todas maneras tendrán que aportar de sus recursos unos dineros para esa indemnización; entonces no pretenderán zafarse buscando el cambio de delito, que da una sanción muy diferente. No vamos a permitir esa jugarreta”.