Este miércoles se completó la diligencia contra el fotógrafo de profesión, que se entregó a las autoridades en las últimas horas.

El juez consideró que existen suficientes pruebas para considerar que el indiciado participó en los hechos que terminaron con la vida de Ana María Castro, la madrugada del 5 de marzo de 2020, al presuntamente agredirla sobre la calle 80, en Bogotá.

El juez explicó que las pruebas que entregó el ente acusador demuestran que Naranjo puede obstruir la justicia o destruir pruebas del caso, y por eso consideró necesario enviarlo a la cárcel, indicó El Tiempo. Tal como sucedió con Julián Ortegón, primer sospechoso preso por el caso.

Además, los investigadores consideran que existe riesgo de fuga, pues pese a que había una orden de captura contra Naranjo, el joven de 29 años evadió la justicia por varios días, hasta que decidió presentarse.

Durante a audiencia, la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado en calidad de coautor y según los investigadores, el crimen habría sido motivado por los celos de Naranjo, pues pretendía tener una relación con la víctima y al verla con otro hombre (Mateo Reyes) decidió lanzarla de la camioneta que él conducía, y con la que pretende indemnizar a la familia.

Entre tanto, el abogado defensor de Naranjo, John Cadena, aseguró que existen videos que prueban que tanto Reyes como Castro estaban con vida cuando se bajaron del vehículo y por eso advirtió que apelará la decisión judicial, detalló Noticias Caracol.